Devuelven ovejas a estancieros damnificados por abigeato

0

(Río Gallegos) Fueron secuestradas el jueves, cuando se detectaron irregularidades en la guías de transporte de animales. Cerca de 1.000 ovejas se despacharon de una estancia de la zona de La Esperanza. Cuatro productores reconocieron como suya cierta parte de la carga y la Justicia se las restituyó. Algunas ovejas fueron entregadas al despachante y otras continúan retenidas. 

Más de la mitad de la carga secuestrada por irregularidades en las guías de despacho fue restituida a estancieros que fueron víctimas de abigeato en las últimas semanas en la zona.

El jueves pasado, un camión cargado de ovejas, que había sido despachado en una estancia ubicada en La Esperanza, fue detenido en las puertas de un frigorífico de Río Gallegos. Otros dos camiones con la misma carga y sitio de partida fueron detenidos y dirigidos al predio de la Sociedad Rural por orden del Juzgado de Instrucción Nº 1, por la posibilidad de estar ante un caso de abigeato. En las guías se detectaron irregularidades, ya que en el detalle de las señales no figuraban muchos de los animales despachados.

Un productor damnificado por los últimos casos de abigeato alertó al Grupo Especial de Operaciones Rurales (GEOR) de la Policía provincial sobre el camión que transportaba la “carga sospechosa”, el que finalmente fue demorado frente al frigorífico ubicado en la zona de la costanera de esta capital.

Trabajo minucioso

El presidente de la Rural de Río Gallegos, Miguel O’Byrne, confirmó ayer que se terminó de clasificar la carga de los tres camiones y se comprobó que “hubo irregularidades” en la misma.

“Una gran parte de la hacienda se devolvió a cuatro damnificados diferentes y todavía hay parte de la hacienda que está retenida”, dijo O’Byrne. Los animales que no fueron entregados a damnificados de casos de abigeato ni al responsable que despachó la carga, fueron trasladados desde la Sociedad Rural a un predio de la Policía con la custodia del GEOR.

O’Byrne destacó que se realizó “un trabajo minucioso, separando animal por animal, por señales”.
Asimismo, el referente de los productores de la zona afirmó que “cuatro productores pudieron identificar sus propias señales y la Justicia ordenó que se les devuelvan los animales”, indicó en declaraciones a LU 12 Radio Río Gallegos.

Precisó que eran alrededor de 500 los animales que fueron entregados a los productores damnificados por abigeato. Trascendió que eran cerca de 1.000 las ovejas secuestradas entre las tres cargas.
Una cantidad no precisada fue reenviada al despachante de la carga y el resto quedó en resguardo judicial.

Sin prejuzgamiento

Consultado O’Byrne sobre si este caso fue claramente un caso de abigeato o robo de animales, afirmó que “no vamos a prejuzgar por precaución”, pero consideró que “hubo un error grosero” de quien envió la carga al frigorífico.
“Vamos a esperar algo más concreto de la Justicia para dar el nombre y apellido del responsable”, advirtió el dirigente de los productotes.

Por otro lado, destacó la labor de la Policía y en especial del GEOR, que “con los pocos recursos que tienen, hacen lo que pueden”. No obstante, remarcó que “no queremos que este tema (del abigeato) se desmadre”.

A mediados de abril, la comisión directiva de la Sociedad Rural de Río Gallegos reiteró su preocupación por el avance del abigeato y especificó que unos 2.500 animales fueron faenados o robados en estancias de Güer Aike, Lemarchand y La Esperanza. Aseguran que la Policía no cuenta con el apoyo ni las herramientas para combatir este delito. Calculan que se evaden unos 100 millones de pesos con la venta ilegal de carne, además de advertir sobre los riesgos de consumir este elemento sin el control fitosanitario apropiado.(La Opinión Austral)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *